Docentes en Carabobo, sin esperanzas de tener la mesa navideña

Docentes en Carabobo sin esperanzas de tener la mesa navideña: “Parece una política de exterminio”

 

 

 

 

Rosaida Martínez, docente en el municipio Guacara, del estado Carabobo, tenía la esperanza de que con el pago de la bonificación de fin de año podría pagar algunas deudas y hacer las compras decembrinas, pero la realidad fue otra: el monto recibido solo le alcanzó para comprar algunos productos de la canasta alimentaria para unos pocos días.

Corresponsalía lapatilla.com

“Mi aguinaldo se me ha ido en comida, no he podido comprar ni ropa ni zapatos ni Niño Jesús. La comida que he comprado es la del día, nada de hallaca, ni pan de jamón, nada de eso, solo lo básico”, expresó.

Martínez manifestó sentir “decepción” cada vez que revisa su cuenta bancaria. Mencionó que el salario base es insuficiente y los bonos que recibe se vuelven “sal y agua”.

“Uno espera poder vivir con su sueldo, sin tener dolores de cabeza, pero actualmente uno se pone a pensar qué pago primero, qué cancelo después, cuánto me va a quedar”, comentó.

El presidente del Sindicato Venezolano de Maestros en Carabobo (Sinvemaca), Luis Guillermo Padrón, informó que en algunos casos, el pago fraccionado de la bonificación de fin de año para los docentes osciló entre 400 bolívares o 500 bolívares, sumado al salario de base que ronda los 14 dólares al mes. Afirmó que con estos montos se hace cuesta arriba tener una mesa navideña.

“Cómo van a recibir las Navidades estos docentes si lo que están recibiendo es para comprar cuatro o tres productos para poder sobrevivir. Parece una política de exterminio, como si fuera algo premeditado para acabar con la consciencia del maestro que dignamente está asistiendo a su trabajo, a pesar de que solo puede ir dos o tres días a dar clases”, sostuvo Padrón.

Decadencia en el sistema educativo

Padrón señaló que el sector educativo cierra el 2023 en cifras “negras”. Indicó que hay más de 50 % de déficit de maestros en las escuelas, debido a los bajos salarios.

Ante esto, denunció que hay planteles en los que estarían contratando a “suplentes que no tienen los conocimientos académicos”.

Explicó que esto se traduce en un deterioro en la educación que reciben los estudiantes. Precisó que han notado deficiencias en el área de lectoescritura, interpretación, matemática, física, química e inglés.

Además, destacó que las escuelas siguen enfrentando fallas en los servicios básicos. Puntualizó que son pocos los planteles en los que las autoridades gubernamentales han ejecutado mejoras en la infraestructura.