Crean la primera orquesta sinfónica conformada por indígenas wayuu en Venezuela

 

Como un día de júbilo definieron los habitantes del municipio Mara al norte del estado Zulia, el pasado 18 de julio, debido a la inauguración del núcleo “Wayuu Taya” del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles.

Por Lexzys Lugo// Corresponsalía lapatilla.com

Se trata del primer núcleo de orquesta conformada por miembros de la etnia wayuu en el país. Son indígenas que habitan en diecisiete comunidades del municipio Mara. Las edades de los 234 integrantes del núcleo van desde los 5 años hasta los 18 años.

La orquesta Wayuu Taya fue un sueño que comenzó en noviembre de 2022 y que hoy se materializa con un primer concierto que puso a vibrar a niños y adolescentes.

Tepichi Talatshi (Niño contento)

 

 

El magno evento, como lo definieron niños, padres, comunidades y las autoridades presentes, se llevó a cabo en la Escuela Básica Nacional Nerio Emiro Semprún Polanco, conocida en la zona como Tepichi Talatshi que significa en la lengua wayuu Niño Contento.

Keila Andrade, gerente regional de la Fundación Wayuu Taya, felicitó a los niños por su esfuerzo y dedicación por aprender y conformar parte del Sistema de Nacional de Orquesta.

Andrade destacó que la Fundación Wayuu Taya arribó a su vigésimo aniversario al servicio de las comunidades indígenas. Precisó que la fundación atiende a seis municipios del estado Zulia: Mara, Goajira, Insular Padilla, Maracaibo, San Francisco y Jesús Enrique Lossada.

Los programas que desarrolla la organización en estas jurisdicciones son para mejorar la calidad de vida de los lugareños, por lo que se enfocan en servicios y atención integral, tales como alimentación, medicinas, agua para todos, escolaridad, infraestructura y agroecología. Calculan que 105.000 personas de comunidades vulnerables han sido beneficiadas y atendidas.

Música y arte

 

 

El núcleo de Orquestas Wayuu Taya funciona dentro de la escuela Tepichi Talatshi, construida y atendida por la Fundación Wayuu Taya. Allí reciben clases tres veces por semanas, les brindan el servicio de transporte, merienda y atención médica, de ser necesario, con el apoyo del cuerpo de bomberos del municipio Mara.

La escuela Tepichi Talatshi brinda a los 234 alumnos cuatro aéreas de formación: el programa Académico Orquestal, Iniciación Musical, La Coral y Música Ancestral. Los profesores que imparten las clases pertenecen al Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.

Con tan solo ocho meses de preparación, ya cuentan con 60 niños en lista de espera para ingresar al núcleo “Wayuu Taya”.

Sin tintes políticos

Jesús Quintero es un artista lírico, nacido en el municipio Mara. Dijo que la puesta en marcha del núcleo de orquesta “Wayuu Taya” es una obra de la Venezulea posible, sin color de ningún tinte político.

Aplaudió la iniciativa y felicitó a la Fundación Wayuu Taya y al Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.

“Este concierto y la integración y formación de casi 300 jóvenes, es parte del país posible al que los venezolanos seguimos apoyando y luchando. La juventud dice sí, sí se puede, aquí estamos. Una sociedad solo puede salir adelante con conocimiento y cultura. Mi estirpe es indígena, aquí seguiré y moriré”, recalcó.

Aleja a los niños de los vicios

 

 

Yenny Calderón es madre de un niño de 12 años que está en la coral del núcleo. Con lágrimas en los ojos, manifestó su alegría y felicidad por que los niños indígenas son tomados en cuenta.

Calderón dijo que esta iniciativa que emprende la fundación creada por la modelo Patricia Velásquez busca brindar oportunidad y esperanza.

“Ella (Patricia Velásquez), desde hace años con Wayuu Taya ha brindado comida y sonrisas a este pueblo marginado y olvidado. Hoy con esta orquesta y la escuela, donde reciben su comida y gran atención, les brinda a los niños la oportunidad de crecer y superarse”, afirmó.

Katerina González tiene dos familiares que estudian en la escuela Tepichi Talatshi y también forman parte del Sistema de Orquestas. Expresó su dicha con “esta iniciativa porque los aleja de los vicios, el ocio y las malas costumbres”.

Mis primos querían agarrar el mal camino, los trajimos y ahora vienen tres veces por semana a clases, están contentos, reciben su comida y aprenden. Se la pasan practicando y hablando de estudiar música al estar más grandes. Esto es lo que necesita el país, más oportunidades y escuelas. Wayuu Taya es una luz en el camino oscuro de quienes vivimos en la Goajira”, contó.

Isabel González es la directora de la U.B.N Nerio Emiro Semprún Polanco, conocida como Tepichi Talatshi, y expresó a lapatilla.com su felicidad por ser parte de la familia Wayuu Taya, que atiende a este colegio cuya matrícula está conformada por 361 indígenas, que estudian desde preescolar hasta sexto grado.

“Hoy soy testigo y miembro de esta hermosa actividad, el concierto inaugural del núcleo Wayuu Taya. Lo que veíamos como un sueño, hoy es realidad gracias a labor titánica y humana de la fundación, la Goajira no tiene como agradecer tanto amor, atención y esperanza que se nos han brindado en estos veinte años ” señaló.

Más de Wayuu Taya

Keila Andrade, gerente de la fundación, precisó que semanalmente reparten 3,7 toneladas de alimentos en 53 escuelas del municipio Mara.

Andrade dijo que uno de los propósitos de la Fundación Wayuu Taya es garantizar la alimentación de los niños que acuden a estas escuelas. Destacó que con este programa alimenticio atienden alrededor de 60.000 niños del municipio.

“La fundación ha dedicado en estos veinte años de vida, sus recursos, esfuerzo y talento al servicio de las comunidades vulnerables de la Goajira venezolana”, aseveró.

La gerente recalcó en la celebración de su vigésimo aniversario, el compromiso de la Fundación Wayuu Taya en seguir desarrollando proyectos y comunidades autosustentables, así como preservar las raíces y costumbres indígenas.