Uno de los puertos pesqueros más importantes de Venezuela se hunde ante indiferencia del chavismo

Las embarcaciones hacen cola para poder descargar sus producciones

 

El puerto pesquero de Zazárida, municipio Buchivacoa del estado Falcón, es el tercero más importante de Venezuela, debido a la gran cantidad de pescado que unos 2.500 trabajadores artesanales sacan y que distribuyen a entidades como Distrito Capital y Lara.

Por Corresponsalía lapatilla.com

Pese a esta importante actividad económica que sirve de sustento a centenares de familias, el puerto está sumergido en el abandono y la desidia, aunque los gobernantes locales conocen al dedillo los problemas y han ido a ofrecer soluciones que nunca llegan.

Abundan las calamidades

 

El puerto pesquero cada vez está más contaminado y sedimentado. Hasta ahora las autoridades solo han hecho promesas que no cumplen

 

Para llegar al puerto de Zazárida se transita por la carretera nacional Falcón-Zulia y al llegar a la entrada de la localidad, se transita por al menos 20 minutos más en una vía repleta de huecos y sin ninguna señalización. En la carretera se observan las cosechas de melón y cebolla, así como los riachuelos de los que se abastece la comunidad. Al final de la vía, a la izquierda se ubica el puerto pesquero, y a la derecha la comunidad de Zazárida.

La entrada al puerto es fiel reflejo de la calamitosa realidad: el cableado eléctrico guinda, solo está asfaltada la vía principal y la cantidad de cavas de refrigeración en sentido hacia los muelles, guían el camino. En el recorrido se observan vendedores ambulantes que comercializan todo tipo de rubros y servicios: alimentos, ropa playera y hasta barbería al aire libre.

Al final de la vía, se divisa un dispensador de combustible que es custodiado por efectivos de la Guardia Nacional. Allí se abastecen los pescadores de las diferentes embarcaciones, previa autorización de Insopesca y a través de los consejos de pescadores.

Muelles se caen a pedazos

 

Los habitantes de Zazárida añoran un mejor porvenir, un cariño para su pueblo y mejoras para su principal fuente de trabajo

 

Este importante puerto, que reúne a unos 2.500 pescadores y 210 embarcaciones, está hundido en la miseria y la desatención. De tres muelles, solo funcionan dos, de los cuales uno de ellos tiene unos cinco metros reparados con palos, ya que se cayó hace más de tres años y aún siguen esperando respuestas.

Un muelle quedó solo para anclar las embarcaciones que están dañadas, mientras que en los otros dos los pescadores deben hacer cola para poder descargar la mercancía, ya que la zona está sedimentada y no hay manera de que todos puedan hacerlo al mismo tiempo.

Ernesto Guanipa, un pescador con 40 años de experiencia, contó que las embarcaciones llegan al muelle antes del amanecer para situarse en la fila y descargar los productos del mar. “Salimos a pescar cuando cae la noche y regresamos antes de que la marea baje, porque el sedimento nos impide llegar al muelle. Aquí hacemos cola y van saliendo uno por uno, no hay otra manera de hacerlo”, dijo.

 

El muelle dos fue reparado por pescadores y con madera reciclada completaron el pedazo que se cayó, aunque las columnas de toda el área ya están reventadas

 

Hace 10 años que el gobierno regional de Falcón efectuó un dragado en la zona y, al parecer, no lo hicieron como se debería, lo que causó la sedimentación en la zona. Por eso los pescadores debieron adecuarse a estas condiciones, es decir, llegar al muelle antes de que la marea baje y deben esperar que la marea suba para volver a salir. De lo contrario, las embarcaciones se quedarían atascadas.

Guanipa dijo que el gobernador chavista de Falcón, Víctor Clark, ha ido varias veces y conoce muy bien la situación de uno de los puertos más importante del país, pero no han obtenido la respuesta que esperaban.

Muestra de eso es que parte del muelle dos se cayó y los mismos pescadores construyeron un puente con retazos de manera para seguir usando el espacio. “No tenemos dolientes, aquí hay que ingeniárselas para seguir trabajando”, dijo.

La autogestión no es suficiente

 

 

Leobaldo Calleja, concejal de la parroquia Zazárida, detalló que en los planes está elaborar un ordenamiento del puerto con el propósito de que lo que se genera, también ayude a que se resuelvan los problemas del lugar.

“Hay propuestas de hacer una ciudad comercial donde los mismos pescadores formen sus equipos, tengan un banco, proyectos e inversión para que todo camine de una mejor manera”, explicó.

Yesenia Gómez, vocera del consejo de pescadores de la localidad, explicó que entre los pescadores se están aplicando la autogestión para reparar lo que se dañe, y ya han pensado realizar una colecta para que el muelle dos recupere su operatividad.

Recordó que recientemente se aumentó el suministro de combustible a las embarcaciones tipo bongo o tapa sol, que son las que están varios días en faena. Sin embargo, los pescadores quieren que el combustible destinado para pescar sea subsidiado, y no usar el litraje que les otorgan para sus vehículos.

Redes vacías

 

 

En cuanto al muelle, Gómez dijo que se denunció a través de la aplicación VenApp, y aunque inspeccionaron el muelle, no han reparado ni han efectuado otro saneamiento al puerto pesquero.

“El gobernador está en cuenta de eso, teníamos un problema con una alcantarilla que no tenía tapa y entre todos los pescadores recogimos el dinero y se puso. Sin embargo, la sedimentación también se debe a que el agua de las quebradas va directo al lugar, además de la basura que arrojan los mismos habitantes de la comunidad”.

Detalló que actualmente los pescadores no están dando el arrime diario que corresponde a Insopesca por la adjudicación del combustible, porque la pesca no está rindiendo frutos. “La cosa se ha puesto ruda. Se pedían seis kilos para Insopesca y seis para las jornadas comunales, pero en vista de la situación solo se les está pidiendo el arrime para la institución que otorga el combustible, y muchos no lo dan, porque llegan con las redes vacías”, lamentó la representante del consejo de pescadores.

Sin embargo, la deuda del arrime aumenta a medida que pasan las semanas. Hasta la primera semana de julio, lo adeudado alcanzaba 9.721 kilos, que se distribuyen a hospitales y recintos del Estado.

Las líderes de los pescadores están esperando que la situación mejore para pedir una colaboración, con el fin de reparar el muelle y buscar la manera de sanear el puerto, en aras de que mejoren las condiciones de todos quienes laboran en la zona.

En febrero de 2020, el régimen de Nicolás Maduro ejecutó mesas de trabajo en ese sector y acordó acciones para brindar apoyo técnico y de seguridad a los pescadores. Prometieron brindar apoyo permanente para velar por la seguridad de los trabajadores del mar, realizar rehabilitaciones en las casas, escuelas y ambulatorios de la zona en aras de convertir a Zazárida en un puerto pesquero potencia. Todo quedó en promesas. Ya se cumplieron tres años del derrumbe del muelle dos y 10 años del último dragado a la costa que día a día se contamina con las aguas servidas de la comunidad.

Sin atención médica

Pese a la importancia de este puerto pesquero, tampoco cuentan con un centro asistencial de salud para los trabajadores del mar. Ni siquiera existe un área de primeros auxilios ni de atención primaria en caso de cualquier emergencia.

Un ejemplo de esto fue la explotación de una embarcación que se registró en enero de este 2023 y dejó seis pescadores zulianos quemados. Cuentan los quienes al momento del siniestro se encontraban en uno de los muelles del puerto de Zazárida, que fue una odisea sacarlos de la embarcación. Debieron pasar a las víctimas de una embarcación a otra hasta llegar al muelle para ser trasladados a un hospital, ya que la sedimentación del área no permitía que las lanchas navegaran.