Con el tiempo en contra, Siria busca a sus víctimas a la espera de más ayudas

-FOTODELDIA- EA2312. HATAY, 07/02/2023.- Dos personas observan los destrozos ocasionados por los terremotos en Hatay, Turquía, este martes. Los dos terremotos que sacudieron el sureste de Turquía y el norte de Siria este lunes, dejando al menos 4.300 muertos y 19.000 heridos, podrían deberse a un “inusual” fenómeno sísmico conocido como “doblete” que provoca división entre los expertos. Los especialistas no coinciden en la definición del mismo y tampoco en considerar que el primer temblor -de una magnitud de 7,8 grados y cerca de la ciudad de Gaziantep- y el segundo -de 7,5 grados y ya en el norte de Siria- guardan una relación en forma de lo que se conoce como “doblete”. EFE/ Erdem Sahin

 

Los equipos de emergencias trabajan este martes contrarreloj para rescatar a cientos de personas que continúan atrapadas bajo los escombros en las zonas afectadas por los terremotos en Siria, adonde ha comenzado a llegar ayuda internacional a cuentagotas mientras los muertos se elevan ya a 1.622.

Pasado un día y medio del seísmo inicial, con epicentro en el sureste de Turquía, las esperanzas de encontrar supervivientes se van desvaneciendo con el paso de las horas tanto en las áreas controladas por el Gobierno de Bachar al Asad como en las zonas en manos de la oposición, las más cercanas a la frontera turca.





“El tiempo se está agotando, cientos de personas continúan atrapadas bajo los escombros. Cada segundo puede salvar una vida”, alertaron los Cascos Blancos, un grupo de rescatistas que opera en las áreas de Siria en manos de la oposición y que está liderando las operaciones en las provincias de Idlib y Alepo (noroeste).

BÚSQUEDA CONTRARRELOJ

Los balances de víctimas están continuamente al alza, aunque dejan espacio para algún que otro halo de optimismo como el vislumbrado a primera hora de la mañana en la aldea de Millis, en Idlib, el último bastión opositor del país árabe.

Allí, casi 26 horas después del primer seísmo, los Cascos Blancos lograron rescatar con vida a un joven que permanecía sepultado bajo los escombros de un edificio de cinco plantas y cuya salvación arrancó la alegría de efectivos involucrados en la operación y los vecinos allí congregados.

En un vídeo difundido por el grupo de socorristas, se puede ver como nada más que Ali comenzó a emerger de entre las ruinas sin lesiones de gravedad aparentes, todos los presentes erupcionaron en gritos de “Dios es grande”, mientras el joven se incorporaba para abrazar a sus salvadores.

Menos suerte han corrido muchos de los otros 3.649 heridos contabilizados hasta el momento en Siria, un país donde el 70 % de la infraestructura está destruida tras casi doce años de conflicto armado y con capacidades limitadas para hacer frente a un desastre de esta envergadura.

En el caso de las áreas opositoras, el sistema sanitario ya estaba “por debajo de la línea de referencia en servicios mínimos” antes de los seísmos y era “apenas suficiente en condiciones estables”, dijo a EFE el ministro de Salud en el denominado Gobierno Interino de la oposición, Maram al Sheij.

“Nos falta de todo, nuestras clínicas y hospitales no están preparados para tal desastre. Necesitamos tener suministros para las unidades quirúrgicas y los hospitales de traumatología, necesitamos muchas cosas”, advirtió Al Sheij.

AYUDA A CUENTAGOTAS

El ministro del Gobierno Interino, un órgano creado por la Coalición Nacional Siria (CNFROS), la principal alianza opositora en el exilio, destacó que Idlib y Alepo precisan ayuda para “todos” los centros médicos y para los equipos de rescate, además de albergues y alimentos para los afectados.

Con la excepción de envíos puntuales desde las áreas de Damasco, estas regiones solo pueden recibir ayuda humanitaria a través del paso fronterizo de Bab al Hawa, que une el último bastión opositor del país con Turquía y que además ha sufrido daños a causa de los terremotos.

El portavoz de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Jens Laerke, anunció hoy en Ginebra que el cruce está impactado “en términos de estructura física, pero el personal local y los contratistas sobre el terreno también se han visto directamente afectados” por la tragedia.

Por otro lado, sí han llegado hoy a las áreas controladas por el Gobierno de Al Asad al menos dos aviones iraquíes, uno iraní, uno argelino y uno ruso cargados con alimentos, suministros y personal de emergencias para ayudar a los afectados por la catástrofe.

No se espera que estos cargamentos, en su mayoría enviados por aliados de Damasco, sean compartidos con las áreas opositoras.

Ya antes de los seísmos, Siria sufría su peor crisis humanitaria desde el estallido de las revueltas contra Damasco en 2011 y el posterior inicio de la guerra, con el 90 % de la población sumida en la pobreza, desabastecimientos de productos básicos y millones de personas desplazadas.

Por ello, el director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Mediterráneo Oriental, Ahmed al Mandhari, denunció hoy que no hay que esperar a “eventos trágicos” como los terremotos para recordar la situación en Siria, que ya no venía recibiendo ni la mitad de la financiación requerida.

EFE